Hermano Andrew

Hermano Andrew, cuyo nombre real es Andrew van der Bijl, es un misionero cristiano holandés conocido por su dedicación y valentía en llevar el mensaje del evangelio a lugares peligrosos y de difícil acceso alrededor del mundo.

Nacido el 11 de mayo de 1928 en los Países Bajos, Hermano Andrew ha dejado una huella imborrable en la historia de la evangelización, siendo reconocido como un verdadero héroe de la fe.

Su vida y ministerio han sido una inspiración para muchos, mostrando la importancia de compartir el amor de Cristo sin importar las circunstancias o el riesgo personal.

En este artículo, exploraremos la vida y obra de Hermano Andrew, destacando sus logros y su impacto duradero en el mundo de la misión cristiana.

¿Quién fue el hermano Andrés?

En la década de 1950, mientras trabajaba como vendedor de libros, Andrés se dio cuenta de que las Biblias eran escasas en muchos países comunistas y de mayoría musulmana. Fue entonces cuando decidió embarcarse en una misión clandestina para introducir Biblias en estos lugares donde su posesión era ilegal.

El hermano Andrés ideó un ingenioso método para llevar las Biblias a través de las fronteras sin ser detectado.

Utilizaba vehículos especialmente adaptados con compartimentos secretos para ocultar las Biblias. Estos vehículos eran conocidos como «bibliobuses».

A lo largo de los años, el hermano Andrés viajó a numerosos países, incluyendo la Unión Soviética, China, y los países de Europa Oriental, llevando consigo miles de Biblias. Su coraje y determinación lo llevaron a atravesar peligrosas situaciones y a enfrentarse a las autoridades locales, que buscaban evitar la difusión del cristianismo.

El hermano Andrés fue arrestado en varias ocasiones, pero siempre logró salir ileso y continuar su labor misionera. Su historia de valentía y fe ha inspirado a muchos misioneros y creyentes en todo el mundo.

También podría interesarte:   San Vicente Ferrer

A lo largo de los años, el hermano Andrés fundó la organización «Puertas Abiertas», la cual se dedica a apoyar a los cristianos perseguidos alrededor del mundo. Su legado perdura hasta el día de hoy, recordándonos la importancia de la libertad religiosa y el compromiso con nuestra fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *